FILOSOFIA Y LOGICA

Se tiene en ciberespacio. Los estudiantes “Suben” información. Pueden comentarla o polemizar. Se calificará la calidad de las participaciones


No estás conectado. Conéctate o registrate

NUESTRO SER FALLIDO LA FILOSOFÍA DEBE BUSCAR EL SER CORRECTO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

La filosofía debe solucionar el problema del ser y la otredad: "nuestro Ser, es un ser fallido, la filosofia debe traernos el correcto".

Preludio
Hace unos años atrás escuchaba mucho de ciertas tribus urbanas hablar del sistema. No tenía una clara imagen de que era el sistema o quienes eran. Solo pude asociarlo a quienes tenían el poder.
Muchas otras veces me preguntaba porque debía hacer esto o esto otro, que tan perjudicial seria. Por ejemplo, el comportarme con formalidad cuando soy visita en un hogar, el ser respetuoso, el modo de tomar los servicios para comer, el comer con la boca cerrada. Si no lo hacían como los demás me lo decían, actuaban con repulsión, critica y la frase mas simple era “es un mal-educado”, “le falta una buena formación” y mis padres podian sentirse decepcionados o avergonzados de su labor como padres. Pero ¿porque ellos actuaban así? ¿Por qué avergonzarse? ¿Por qué la decepción o el repudio? ¿Quién te hace ser así? ¿Quién los hace ser a todos?
Es así como al comenzar estudiar de filosofía en la educación media hasta la universidad, fui tomando ciertas afirmaciones o cuestionamiento, como:
-Karl Marx vio que quienes tenían el poder tenían las ideologías de la sociedad, eran los que inducían en las esencias a su beneficio propio.
-los que tienen el poder tienen dinero.
-Los ricos han domado las ideologías por mucho tiempo. Hoy en día, lo ricos aumentan sus ganancias mientras las personas consuman excesivamente.
-Vemos en propagandas comerciales sobre lo genial, admirado, deseado que serás al tener televisión satelital, un ipod, y los nuevos jeans. Si quieres ser libre... ...come un yogurt; si quieres paz... ...compra un condominio. Todo lo que quieras lo tendrás con créditos, o juega el kino y serás millonario. -Es la verdadera ficción del ser-
-En la actualidad y en el pasado, había un problema que surgía en nuestras esencias, ideas, Ser (forma de ser).
-Estamos en un barrio humilde, no hay buenas relaciones vecinales, me avergüenza mi familia, porque simplemente quiero ser un famoso rockero (rebelde) y vestirme como Green Day.
-El Ser que no se hace cargo de su contexto, escapando en la proyección de ser como ellos.
Ser como un europeo, un desarrollado, vestir a la moda, tener la mejor tecnología, ser millonario.
-Si yo quiero ser "popular", debo actuar como ellos, y estar donde ellos. ¿Que hago?
Expulso a la otredad (dime con quien andas y te diré quien eres).
-Si quiero ser bueno, expulso todo lo malo ¿me junto solo con gente buena, para que sepan que yo también lo soy?
-¿Cuantos iraquíes tuvo que matar estados unidos para ofrecer la democracia?
-Ese "ser" que se impone a la fuerza, que no hace más que tratar de vencer a la otredad,
el "ser" quiere ser universal, pero al tratar serlo, expulsa lo opuesto, la otredad (poniendo en cuestión lo universal).
-este "ser" es fallido. La filosofía debe encontrar el correcto.

1.- Introducción
Invito a todos, a conversar sobre este tema, del cual no es ese "ser" que produjo tantas jaquecas metafísicas a distintos filósofos en la historia.
Por lo que no lo hablare del “Ser” que esta mas allá de lo físico, sino del Ser mas acá, en lo físico, mas similar al “espíritu” de Hegel que al “Dasein” de Heidegger, o sea, como esa conciencia personal y colectiva, propias de una cultura y de un individuo.
Ese ser que aparece cuando decimos: ¡Debes tener un poco de conciencia! ¿Como no tienes sentido común para hacer esto?
Sartre nos aclara mejor al hablar de las esencias y la realidad (empírica): “la esencia como refugio que nos salva de la contingencia ha concluido por quitarle a la existencia ese margen de creatividad, de juego pleno de humanidad. Hemos creado un universo ficticio, una especie de cárcel, en la que nos sentimos tranquilos y nuestra conciencia puede recostarse consoladoramente, sin riesgos inesperados

2.- La aparición del otro y el ser puesto en cuestión

¿Que es lo que pasa con este ser?
Lo que sucede es que cuando decimos “esto es un hombre”: racional, con logos (que tiene la palabra), de piel blanca, con cultura, religión y vestimenta.
Sucede, que si encontramos a un objeto similar al hombre, pero con piel oscura, sin vestimenta, sin cultura, y balbuceando el logos, por lo que indica que es menos evolucionado, menos racional.
Entramos en el cuestionamiento ¿Estamos ante otro hombre? Ante el ser, las esencias, sabemos que no es un hombre. Pero en la realidad se asemeja demasiado. Después de un tiempo, el hombre europeo se dio cuenta que esa otredad es también un ser humano, configurando su Ser. Que para muchos, aun con todo este tiempo pasado, les falta configurarlo del todo.

De las ideas tomamos las esencias, de que lo hace ser uno, pero no otro. En este campo intelectual, donde esta todo eso, le llamamos Ser.
En el ser encontramos, paradigmas, estructuras, categorías, reglas -entre otras cosas.

¿Que sucede cuando hay algo semejante, se presenta ante tal ser? ¿Que paso con Colon al encontrar a un indígena? ¿Que pasa cuando un indigente te pide una moneda?
¿Qué pasa con la otredad?

3.- El Ser colonizante
Al momento de querer llegar a la idea, de conocer las esencias, de conocer al Ser, determinamos. Forjamos límites e inmovilizamos nuestro conocimiento.
Pero ante un mundo contingente, corruptible, las esencias se desestabilizan y el ser queda cuestionado. El Ser no quiere ser cuestionado nuevamente, no quiere volver a tener bochornos. Así que trata de ser lo mas astuta posible, de no caer en la delimitación y forzar una realidad a caer ante un concepto.
Muchos filósofos y sabios, saben que no pueden caer en contradicción, y buscan en lo mas lejos posible una respuesta, por lo que cuando la realidad u otro pensador se encarguen de contradecir el ya estará muerto, sin ser contradicho.

¿Qué es la belleza?
La belleza parte de aquí y se determina en las ideas, en el Ser. Así sucede que el Ser admite y prohíbe la belleza según lo determino. Pero en otra cultura, la belleza esta determinada de otra forma, pero ¿Es la misma idea?
Se dieron cuenta que en otras culturas, civilizaciones, había otro Ser, con mismas ideas, pero determinadas de otra manera (debido a su distinta experimentación del mundo). ¿Hay más de un Ser? ¿Hay un Ser correcto? ¿Cuál de ellos es?

Han escuchado esta frase alguna vez: ¡Nadie me vendrá a decir lo que significa esto -menos alguien (concepto) con el valor de un mono!
Si habían diversos tipos de Ser ¿Entonces el nuestro puede ser el equivocado? Los europeos llevaban siglos utilizando la filosofía, desarrollando las ciencias, teorizando el mundo, y no vendrán unos caníbales bárbaros, poco evolucionados, a decirnos que es lo bello, lo divino e incluso lo humano.

Como sabrán, la historia se escribe desde el vencedor, quien se queda con las tierras, las ganancias, impone muchas veces su idioma, e implícitamente, y lo mas importante, impone su Ser.
No hay mejor colonizador que el Ser: el ser en el imperio de Alejandro magno, el del imperio romano, de los turcos, de la iglesia católica, de la revolución francesa (asesinando por la igualdad, fraternidad y libertad), de Hitler, de los Estados Unidos (van atacar y a matar personas, para hacerlas entender que ellos le dan la libertad, la democracia y que lo están salvando de la dictadura), de la globalización (ahora podrás dejar de ser pobre).
El ser se transforma en excluyente.

4.- El Ser surge de la objetividad
La objetividad es solo el acuerdo de lo subjetiva realidad humana. Nuestro conocimiento objetivo, es propio del ser humano. Si otra especie pudiera conocernos y decirnos lo que pensó de nosotros, nos diría que nuestro conocimiento objetivo no es más que subjetividad humana. Ante esto, dialogaremos para llegar a un profundo conocimiento de la realidad, que configurara nuestra objetividad.
Para Husserl, necesitábamos de reducciones fenomenológicas para conocer al mundo. Nuestra conciencia es subjetiva y objetivamos para conocer la realidad. Ante este intento conocemos a otros seres concientes (subjetivos), y al conocerlo tengo una intersubjetividad. Con este otro ser conciente, puedo entrar en dialogo y formar un conocimiento objetivo de la realidad. Que para Hegel, no será más que el resultado (síntesis) de la tesis frente a su anti-tesis.
Ante estos diálogos y síntesis, acordamos y estructuramos nuestros Ser. Es la dialéctica quien no permite conocer las ideas, como diría Platón. Estas ideas que determinan nuestra realidad y forma nuestro Ser.

5.- El ser y su prejuicio
Nuestro Ser, básicamente es que tenemos vida y sucedemos en una realidad. Pero que también, somos a partir del mundo. Una frase que me gusta mucho es: “el mundo te desarrolla internamente tu persona. Y externamente tu persona, desarrolla el mundo.
Las personas que viven en sociedad, ya dialogaron, ya formaron sus ideas, profundizaron en las esencias y tuvieron su Ser. Lucharon con otras civilización e impusieron su Ser, del que es muy importante, porque ellos creyeron tanto en el, que dieron su vida.
Así que uno nace en tal sociedad, y te muestran el Ser, con el que convivirás y deberás aprender.

Ahora si me encuentras la razón o no, es una subjetividad, porque tú también crees tener lo correcto, según la información objetiva adquirida, dialogada y reflexionada. Pero como no tienes toda la información objetiva, debes tomar una decisión y confiar en que es la correcta. Esa decisión es propia, no tenerla es sumisión, si es propia es subjetiva.

Si yo digo que esto es bello, y tú no estas de acuerdo ¿Por qué tú deberías estar en lo correcto y yo no?
Pero sucede que si somos de una misma sociedad, con un mismo Ser, nuestras determinaciones de las ideas no variaran demasiado, incluso dentro de la lógica de tal Ser, puedes convencerme de que estoy en lo incorrecto.
De igual manera cuando vamos caminando llevamos nuestro equipo, como diría Heidegger, nuestro lenguaje, en donde esta nuestro ser. Frente a lo que vemos diríamos: hay cinco árboles, de hojas verdes, ramas y tronco café, de unos cuatro metros, unos juegos infantiles, y bancas de madera, del cual hay dos niñas, una de ellas más bonita que la otra. ¿Por qué es mas bonita? Porque tiene una piel clara y cuidada, ojos claros, nariz pequeña y al sonreír le note los dientes parejos.
Se podría decir que eso no es el gusto de todos, y esta siendo subjetivo. Pero si te pregunto como seria para ti una niña fea ¿Qué me dirías? Si quieres omitir tu respuesta, entonces dime ¿Qué diría el Ser –sociedad- para que una niña sea fea?

6.- El Ser frente a la otredad
Tal como dijo posteriormente Platón, que había una participación de una idea con otra. Ahora la entendemos, simplemente, como asociaciones.
Asociamos la pobreza con el hedor y la suciedad; el hedor y suciedad con lo malo; lo malo con la fealdad; fealdad contraria de belleza. Ante esto podríamos decir que la pobreza es fealdad, o sea, que la gente que es pobre, es fea.
Todas las ideas tienen valores, que varían entre lo favorable y lo dañino o incomodo.
Al escuchar sobre la pobreza que hay en África, se nos ocurre: “que lamentable, no tienen que comer”.
Al escuchar sobre el hedor del excremento, se nos ocurre: “que asqueroso, horrible”.
Al ver un anciano indigente con ese hedor, que nos pide humildemente una moneda ¿Qué hacemos?

Muchas personas le temen, le trae repugnancia. Otros se convencen sobre su decisión de no darle limosnas. Son pocos los que le dan dinero, y le preguntan si se encuentra bien, o si quiere un emparedado.
Pero como en nuestro Ser encontramos sobre la solidaridad, respeto, igualdad, ayuda y oportunismo. Damos limosnas, pero no a las manos de quien las necesita, sino a una fundación que se encarga de ellos. Ahora podemos darlas teléfono sin saber quien lo recibe.
Es nuestro modo de decir: “que lo haga otro por mi”. Y ante esto ser solidario, ayudar y respetar a los pobres, como también ser oportunista, para que no se vean tan feas las calles y no te molesten con su hedor e indignidad.


7.- El Ser trae el egoísmo
De los niños podemos decir que “hay veces que pueden ser muy crueles”. Cuando solamente eran sinceros en manifestar el Ser. Tal como el hombre se vería imposibilitado de conocer con genuinidad el objeto, ya que al primer contacto lo llenas de categorías, asociaciones, valores. El niño al ver a otros niños, hace lo mismo, y los manifiesta. Por ejemplo: “ese niño es gordo y molestoso””, “había dos niñas bonitas, las demás eran todas feas”, “ese niño parece enfermito”, “yo no me junto con el, porque es muy hediondo”.
Ese es el Ser enseñado por nuestra sociedad y familia. Como se nos enseña, sobre el niño modelo: ordenado, aseado, obediente, inteligente, estudioso, bondadoso, cooperador, deportista, y en lo posible, buen mozo.

El Ser nos esta constantemente diciéndolo todo al oído. Es quien por más que evitemos, quien nos hace juzgar, de aquí sucede el prejuicio. La mayoría de las veces hacemos prejuicios pero no lo manifestamos, porque nuestro propio Ser, no dice, que no es bueno ser prejuicioso.

Cuando molestamos, hacemos chistes o bromas, las basamos en las deficiencias de algo o de alguien. Los chistes de los feos y de los tontos. Cuando molestamos a los gordos, a las flacas, a los de piel muy oscura, a los de piel muy clara, los narigones, orejudos; como también sobre nuestros errores, descuidos o faltas.
También esta la competencia, la lucha entre los logros alcanzados. Hay muchas personas que no le interesan lo que estudiara sino lo que les alcance para estudiar en la universidad. Porque si no quedas, serás considerado como ignorante, sometido, conformista o como se entiende mejor en los colegios, quedara como un “perdedor”, lo opuesto a “bakan” (ganador – genial).


8.- El ser fallido, nos lleva al sinsentido.
Como ya antes les había comentando, el Ser es determinante. Sucede que cuando un tren va en marcha, uno puede decir, “el tren va ahí”, pero ya dejo de estar. Esto nos lleva a cuestionarnos sobre el tiempo. La palabra, el Ser, no puede inmovilizar el tiempo, el devenir, pero si puede hablar de ella. Puede referirse a su suceder, a su causalidad, pero no puede referirse con exactitud sobre el presente. Es aquí cuando el Ser, entra en constante contradicción. Ante esto, usa su ingenio, y nos habla del tiempo y espacio, para decirnos que estamos “aquí”, en este lugar, y “ahora”, no en este segundo, sino mas bien, en este minuto, en esta hora, en este día, en este año.

El problema que sucede con el Ser, es que cae en el sin sentido. Esto sucede cuando la idea que tienes no tiene concordancia con la realidad. Me explico: mucho saben que la justicia es “cada uno con lo que se merece”, pero en la realidad ¿sucede así?
Si no sucede así, es porque no hay justicia, pero lo podemos ver de este modo. Si tú quieres justicia ¿devuelves lo que no te mereces?
En nuestra cultura si encuentras dinero botado en la calle, es tu día de suerte. Pero lo que realmente sucedió, que alguien perdió ese dinero y tu se lo tomaste. Entonces el concepto que tienes de justicia, no se lleva a la práctica, pero aun así deseas que la justicia te proteja.

También sucede que hay personas que no discriminan, que no marginan, pero en una pugna, le resaltas todo lo que se puede convertir en un insulto: eres un obeso grasiento, un mono negro, un enano pobre. Como también aparece la xenofobia, la homofobia y el racismo.

Nuestro Ser, como decía con anterioridad, es egoísta, marginador. Pero nosotros aun así luchamos por ser buenas personas. ¿Hay incoherencias?
El Ser nos dice de que modo somos mejores personas, pero cuando alguien extraño, o nuevo se nos parece damos con inmediatez un prejuicio, una determinación, hacemos un margen, y nos distinguimos de el, que esto no es mas que egoísmo.
Porque cuando alguien igual a nosotros tiene algo mejor, o logro algo que nosotros queríamos, muchas veces sentimos envidia, y pocas veces lo reprimimos, y buscamos en nuestro Ser un convencimiento para sentirnos bien y satisfecho con lo que nuestro.

Por ultimo, sucede personalmente, que cuando has estado haciendo algo por mucho tiempo, debes recordarte porque lo haces, porque o sino perderá su valor, su sentido y lo dejaras de hacer. Muchas veces tenemos el sueño o la proyección de llegar a algún lado (carrera, profesión, trabajo, etc) pero una vez que lo alcanzamos y luchamos para mantenernos, sucede que nuestra idea con una alta valoración, se va poniendo en cuestión, y la idea en cual creemos comienza a vacilar y si no lo estabilizamos, caemos en un sinsentido y nos cuestionamos. ¿Qué hago aquí? ¡Esto ya no me satisface! ¡No es lo que esperaba! ¿Qué hago ahora?
Esto sucede que nuestra proyección, nuestros sueños no son mas que idealizaciones, y ante la realidad la idea tan sólida, se desestabiliza, pierde consistencia y nos ahogamos ante la duda y el sinsentido.

9.- El ser nos llama a no preocuparnos
El ser se va encargando de estos conflictos, aunque no los hace desaparecer del todo. Tal como hemos oído la frase “el fin justifica los medios” o “la manzana podrida puede podrirte las demás manzanas”. Que hacen referencia de terminar con lo que origina el problema, asunto que muchas veces se trata de personas. Quien seria tal problema, la otredad. Lo que opaca al Ser y lo pone en cuestionamiento.
Lo que sucede que muchas veces el Ser no puede resolverlo, suprimirlo del todo, ya que incluso de ella misma aparece la otredad como forunculo. Otredad que es su talon de Aquiles. Por ejemplo: los ricos, para acabar la pobreza, asesinan a todos los pobres. Antes que se acomodaran a disfrutar su sociedad sin pobres, se dan cuenta que ahora la clase media, no es pobre, pero tampoco es rica, la sociedad se vería mucho mejor sin ellos, y los mandan a matar. Después se dan cuenta que entre los ricos hay unos menos ricos, y ellos dan mala imagen, así que hay que matarlos.
Seguir con este ejemplo me llevaría a desvelar lo que les explicare a continuación. Además que hasta ahí se entiende, como aparece nuevamente la otredad.

Nos damos cuenta a veces que estamos haciendo mal las cosas, pero el Ser nos dice que no hay que preocuparse. La libertad termina cuando comienza la del otro; cuando molestamos a otras persona no lo decimos en serio, solo es en un contexto de humor; el egoísmo se puede resolver con negociaciones; puedes conseguir paz comprando un condominio, sino tienes un dinero, pide un crédito, después te preocupas solo del crédito (¿de que paz hablamos?); si estas cansado de las responsabilidades que tienes, con dinero, puedes hacer que otros lo hagan por ti, tu solo despreocupate, relájate (después trabajaras dobles turnos para pagar a las personas que se ocuparon de tu responsabilidad).

Para quien tiene dinero, esto no le afecta, y para ellos todas estas despreocupaciones son parte de su vida cotidiana. Ir al gimnasio, al masajista, con empleada en el hogar, un jardinero, un chofer, escuelas privadas para sus hijos, quienes ven a sus padres con fortuna, dos horas diarias.
Ellos se enriquecen con tu consumo. Quienes publicitan su productos idealizándolos, dándoles un valor personal, apelando a lo emotivo, a lo personal, a lo que esta a la moda, entre otras cosas.
Ellos son quienes manipulan en gran medida el Ser, y quienes te dicen que no te preocupes.
Además que ellos saben algo, que me gusta expresarlo con el siguiente ejemplo: un pobre pastor, se encontró con un oráculo, y le pidió que le predigiera su futuro. El pastor le dijo que por cinco años será pobre, y el pastor dudoso le pregunta ¿Qué pasara después? Y el oráculo le responde, después te acostumbraras.

Se les puede decir al pueblo que se puede solucionar todo esto, pero necesitamos hacer cambios radicales y necesitamos su pleno apoyo. Y de a poco el pueblo ira diciendo: si tan mal no estamos, para que esforzarnos, yo me conformo con tener mi casa y que mi familia este bien.
Los que tienen el poder también saben que controlan la mano de obra, obrero que solo quiere tener dinero para estar con su familia y hacer lo que todos quieren. Tener su casa, una familia sana, los hijos en el colegio, tener un televisor en el dormitorio. Comprarse un auto, y si se da, pagarles la universidad a sus hijos y de ahí ser abuelos.
Para que todo eso se de, se necesita dinero, y el dinero lo obtiene en el trabajo.

Y ahora que todo se ve tan normal, me pregunto: ¿nos quedamos con este Ser fallido? ¿Nos quedamos con este ser que expulsa y margina la otredad? ¿Nos quedamos con lo que quiere la mayoría? ¿Nos quedamos con nuestra egoísta cultura? ¿Nos quedamos con las contradicciones, con que otros lo hagan por nosotros, con nuestro cinismo?
¿Nos quedamos obedientes a lo que nos dicen, acostumbrándonos a sufrir en este sin sentido, porque es lo normal? ¿Y finalmente, nos quedamos así porque ya no queremos luchar por nuestro bienestar?

10.- ¿Cuál es el Ser correcto?




santa

Ver perfil de usuario

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.